Posteado por: Alex | 21 febrero, 2011

la computación y los mayores

Por mi edad y el nivel de conocminetos de computación personal que tengo, sin ser un profesional del área, soy un bicho raro. A través mío toda mi familia ha accedido a la informática de usuario. Por ello en mi blog he puesto algunas herramientas y textos para ayudar a los mayores. El tema lo he conversado hasta con senadores sin recibir mucho apoyo.
Nos hace falta incorporar a los mayores al uso eficiente de las nuevas tecnologías y este columnista muestra el camino más seguro, el familiar, donde se pierde el susto a “romper algo” que es el verdadero y gran enemigo de los mayores frente a las computadoras.

Amplify’d from www.eldinamo.cl
La brecha digital en una lista de novios

Fui a una tienda de retail a comprar un pasaje de avión. En el mismo espacio, estaba la zona de “Novios”. Era hora de almuerzo y los únicos que atendían eran las personas a cargo de los vuelos; los encargados de las listas de novios estaban todos almorzando. Esa zona debe producir muy poco, eran los únicos que no estaban en sus lugares. Los únicos prescindibles, además eran los únicos reemplazados por un simpático computador táctil que entregaba en cosa de minutos todo lo solicitado para ir a comprar los presentes a los futuros esposos. Fácil, limpio, obvio.

Mientras comprábamos el pasaje, una señora de cierta edad se sentó. Le consultaron qué quería y dijo “necesito una lista de novios y no sé usar la máquina”. La agente de vuelos, que seguro nació de una probeta y no debe tener madre, le dijo: “¡Uy! tendrá que esperar como una hora” y se sentó. Ante eso, la amiga que me acompañaba se paró, le preguntó si sabía el rut y le imprimió la lista. Fácil, limpio y obvio. En dos minutos estaba listo todo.

Un día antes de este encuentro, me junté con algunos amigos. Uno de ellos, molestando a una ingeniera industrial le dijo que ellos eran “un océano de conocimientos de un dedo de profundidad”. Me pareció graciosa e ingeniosa la frase, y por alguna deficiencia profesional, me acordé de la mujer que vendía pasajes de avión.

Pero también de mí y de todos los que vivimos a diario con la tecnología. Me acordé de los tiempos en que discutíamos un tema, nos apasionábamos hasta que alguien vencía y convencía. Hoy, sacamos un blackberry o un iphone y googleamos la respuesta. Se acabó. Es fácil, limpio y obvio.

Pero nos olvidamos de que muchos no participan del bien tecnológico, y aunque nos retrasen en nuestro desarrollo como país, representan la profundidad de nuestras tradiciones en medio del océano globalizado de nuestra vida digitalizada y moderna.

Hoy les enseñé a mis papás a usar su flamante notebook. No diré su edad, pero a riesgo de ser expulsado del clan, debo decir que son bien mayores. Disfruté viendo su esfuerzo por mover el mouse hasta llegar a la “X” de la ventana. Me maravillé cuando ellos hablaban con mi hermana por skype; y lo mejor, cuando vieron las fotos de sus nietas que segundos antes habían subido a Facebook.

Hace tiempo que no veía la sorpresa y el asombro en personas mayores. Ahí descubrí con ellos que como país tenemos un deber: incluirlos en el desarrollo tecnológico, con propuestas que les permitan superar la brecha digital que nos separa. Acercando lo digital a sus vidas, nuestro dedo de profundidad será proporcional al mar de conocimientos que nos llega por internet. Así seremos un país más justo, y con tradiciones más nuestras.

Read more at www.eldinamo.cl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: